10.- KIOSKO.- La Bañeza. León.

Y fiel a su modo de ser, deseoso de corresponder a atenciones que le emocionaban con lo único en que era rico, su arte, les preguntó si tenían Banda de música, y al decirles que sí, y él vio que no tenían templete para conciertos les prometió bocetarles uno, con todos los detalles técnicos para su construcción, enteramente gratis. Y así lo hizo. Obtuvo permiso del Ayuntamiento de Madrid para aplicar a su boceto los detalles técnicos en cuanto a alzado, planta, y resonancia para que tuviera el quiosco, en la proporción necesaria para aquella Banda más pequeña, los mismos de los del Retiro de Madrid. Le habían prometido que si les mandaba bocetos y planos lo levantarían. Pronto los hizo, se los remitió y efectivamente sin dilación levantaron su Kiosco de Conciertos. Pese a su promesa de obsequio completamente gratis quisieron pagárselo, pero él mantuvo su oferta y ante la insistencia de pago les dijo que les cobraría un compromiso por el que el día que lo inauguraran lo hicieran con el Preludio de LA REVOLTOSA de Chapí. Y así se inauguró. Al hacer el proyecto una vez en sus manos los datos técnicos, recordó que en Villena tampoco lo había y sin más pensarlo, ni decir nada, les hizo un proyecto más grande, conforme al mayor número de músicos que contaba su Laureada Banda Municipal y lo mandó al Ayuntamiento, ofreciéndolo, igualmente, completamente gratis. Pero Villena ni lo levantó nunca ni siquiera le acusaron recibo a su envío. Como cuando al aumentarle La Bañeza hasta el doble la obra inicialmente contratada para mejorarla conforme a su deseo yendo a su boceto inicial, lo que tanto le había satisfecho porque era la decisión acertada, no podía dejar de recordar, aunque no fuera más que por la cercana coincidencia en las fechas, que era lo contrario que siempre le había ocurrido en su Villena natal. “Que así es mi pueblo” él mismo decía. La simpatía, mejor el gran afecto que Antonio Navarro Santafé sintió por La Bañeza le era correspondido. Hermosa muestra es el artículo que ante la noticia de su fallecimiento publicaba, en primera página, el semanario “EL ADELANTO BAÑEZANO” del 24 de septiembre de 1993, Año LI- Nº 2523, Director, Santiago Carrizo, que creemos bien vale acompañe su libro biográfico. Dice: “EL ESCULTOR NAVARRO SANTAFE” “El Ilustrísimo señor Don Antonio Navarro Santafé, autor de la escultura de la Virgen de la Amargura, de la Cofradía, bañezana de Nuestro Padre Jesús Nazareno, ha muerto. El día 16 de septiembre de 1983, en Villena, su ciudad natal dejó para siempre la gubia que durante tantos años inundó de esculturas y monumentos España Antonio, con la pureza de estilo de escultor de buena ley, de muchos quilates, maestro en transmitir lo que bullía en su espíritu a la madera, piedra o la materia que como catalizador admite el bronce fundido para crear estatuas perfectas que viven los tiempos pregonando glorias. Todo lo que admitiese su cincel unido a la plenitud de su arte creaba belleza. Ha pasado por varios cargos de relieve. Don muchos los premios que consiguió durante su afanosa vida. En la actualidad era Académico de la Real Academia de Bellas Artes, de Valencia y profesor del Colegio de San Ildefonso, de Madrid, como más significativos. A La Bañeza dejó quizá, lo mejor de su arte excelente. La Virgen de la Amargura. La primera figura salida de sus manos portentosas, de carácter puramente pasionista, en ella puso toda su alma, corazón, ilusión y sobre todo amor, que le permitió la creación de una escultura de cuidada anatomía y delicada expresión, perfecta al momento que representa la Pasión del Redentor. Imagen magistral que ya forma parte del pueblo bañezano como una de sus pertenencias espirituales que le ha inspirado devoción y cariño, que es visitada diariamente en la capilla de Jesús por muchos bañezanos y que emociona a todos en su salida procesional el Miércoles Santo de cada año, en la que ella como único “paso” es paseada solemnemente por las calles de la Ciudad. El trono de nuestro Padre Jesús Nazareno, es otro monumento que nos dejó Navarro Santafé. Las primorosas figuras de los relieves de las cartelas proclaman su cincel. Son filigranas de arte propias del maestro. Antonio Navarro Santafé, fue siempre bueno, trabajador, serio, entusiasmado de su arte que hacía que muchas veces – La Bañeza es un ejemplo – no diese importancia al valor monetario que legítimamente le correspondía, par él solo la obra era el fin de su vida. Ver terminado, como él sentía, cada uno de sus innumerables trabajos era su todo. Visitó varias veces a la Bañeza, alguna acompañado de su esposa, Doña Celia López Hernández, que le amo y admiró su talento y delicadeza en la vida y en el arte. Celia: ten seguro que los bañezanos al ver la imagen de La Virgen de la Amargura pediremos por él. No le olvidaremos. Antonio Navarro Santafé ya pertenece a la Historia Bañezana”. L. Vigal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s