ESTUDIO DE VILLENA – Condición espiritual donación Museo – Homenaje del Ayuntamiento de Villena – Tramitación del Homenaje – Moción de la Comisión de Cultura – HIJO PREDILECTO DE VILLENA

ESTUDIO DE VILLENA

Vislumbraba su fin y notaba su incapacidad, la enorme merma de sus facultades. Era ya más voluntad que hombre.

Comenzó a encariñarse con visitas más asiduas y más largas a su pueblo. Aprovechando la casa de labradores de sus suegros, que había heredado su mujer, arregló la planta alta para vivienda de ellos, sala y dormitorios con hermosos balcones, con cocina y servicios modernos y se reservó toda la planta baja para Estudio.

Varió la decoración de la planta baja labriega tirando las paredes y la doble puerta de entrada al comedor cocina y haciendo, con su propia mano, un arco que me define así: “Arco de medio punto que se emplea en el Románico y en el Gótico. En este lleva el alfil que enmarca las dovelas del arco y por esto es gótico.”

Tiró el centro de la pared del lateral izquierdo y lo unió con la saleta que tras amplia reja daba a la ancha calle, en línea junto a la hermosa y prístina doble puerta de entrada al edificio (calle que no sabía él entonces que un día llevaría su nombre, como lo lleva desde el acertado acuerdo municipal de 1982), salvando con la gracia de dos escalones el desnivel de los dos pisos, e hizo en él otro arco, que me definió así: “Arco adintelado, apoyado en las jambas (y sonriendo): que en Villena, mal dicho en castellano, llaman brencas.

Por último, al final del porche, se entretuvo haciendo un tercero y precioso arco que me atreví a definir árabe, con leyenda sobre fondo policromado y Antonio me aclaró: “Arrabá se llama el marco que contiene la leyenda. Ojiva hispano árabe porque es arco apuntado. Si fuera como una herradura entonces sería árabe”.

Aún, bajo el ancho hueco de la escalera, en su rincón del fondo, construyó de madera una graciosa y típica cantarera en cuya confección y talla, pensando cuanto le gustaba a su madre, se entretuvo con cariñoso deleite. Le pedí que me la describiera y ante él, a su dictado, la escribí en mi bloc: “Cantarera de rincón, estilo barroco, con profusión de hojas, conchas y frutas en los laterales, hasta que se unen en el copete, o vértice, con un doble racimo de uvas, y las iniciales de las dos madres.”

En él fue colocando sobre pedestales sencillos las obras que año a año fue trayendo de sus estudios de Madrid, y fotografías de sus grandes obras, maquetas, bocetos, títulos, pergaminos, escritos….

La entrada, con hermosa puerta doble de madera y postigos con aldabones dorados, la vistió construyendo sobre ella un artístico tejaroz que la personaliza y que satisfecho informaba a quien lo admiraba que, igual que los arcos interiores, lo había construido él con sus propias manos.

Cuando terminó la obra del arco gótico, último que hizo, le dio el 2º infarto, que lo postró, sobre todo de ánimo, de forma que ya tuvo que abandonar el trabajo definitivamente. Tuvo este 2º infarto, en la noche del 12 de octubre de 1979, día de la Virgen del Pilar. Se le ingresó rápidamente en la Clínica de San Vicente del Raspeig, Alicante. Perdió el sentido y el habla. Tardó 25 días en reponerse.

a ultimo trabajo

Conforme se repuso era como el despertar de la ilusión creciente para una obra superior que llevaba en su idea mucho tiempo semidespierta, semidormida. Para realizarla tenía que disponer de tiempo y fue precisamente su enfermedad el que se lo facilitó. Era hombre que de no haber sufrido en sus últimos años la merma de sus facultades, hubiera muerto con “los palillos en la mano” sin haber dado lugar a ocuparse de otra cosa, por mucho que la tuviera pensada y deseada. Su trabajo fue afición constante principal. A él se daba con olvido de todo y fervor máximo. Era más que devoción, una pasión el dibujar y sobre todo el modelar.

Activo en cualquier circunstancia, su enfermedad que le imposibilitaba su trabajo manual le hizo alentar su sueño de donar lo que pudiera de su obra para su pueblo siempre amado. El quería que la planta baja, su Estudio como él lo llamó, luego su Estudio Museo como aceptó llamarlo cuando , por tanta obra, bocetos, etc. que ya había llevado era más un Museo que un Estudio y así se le sugirió, y más tarde, pensaba que la planta alta, que era la vivienda del matrimonio, debiera ser sala de dibujo y moldeado para los jóvenes de Villena.

Cuando interesando a amigos, redactando minutas del documento de donación, consultando con notario, se ocupaba de todos estos deseos, se enfadaba cuando la voluntad de su esposa, única propietaria por herencia paterna de la casa, le decía que había que ir con eso despacio porque “todavía eran jóvenes” y, aunque a ella le parecía bien su deseo, el momento era pronto porque la vida podía ser todavía larga. Se enfadaba. Su mujer, 20 años más joven que él, hablaba prudentemente, pero él “se sentía” ya acabado y “quería” ver su donación realizada. Estaba impaciente por hacerla, pero si estaba en su mano hacerlo de sus obras, recuerdos y papeles, no estaba igual el edificio, y se impacientaba y se enfadaba.

Por entonces venía mucho a mi casa. Aquel verano del 83 tuve ocasión de decirle que era prudente la posición de Celia, que lo adoraba y sería en su momento la realizadora leal de todo su proyecto. Pero serenamente, con los pies en el suelo, sin prisas de las que para tal cosa no había porqué. Me abrazaba, me daba la razón censurándose su impaciencia. Quería y tenía fe en Celia, pero parece que “ya sabía” que si esperábamos no lo vería él. Así fue.

En aquel final de verano de 1983 se precipitó todo: Su anhelo de donación; el reconocimiento del Ayuntamiento de su obra, declararlo Hijo Predilecto de la Ciudad, rotular con su nombre aquella bella calle donde vivía y había instalado su Estudio Museo, ponerle una placa a la casa donde nació, y un banquete oficial, colmaron su emoción y su satisfacción de verse al fin reconocido, “donde más importaba a mi corazón”, me decía.

Y con su valía relevante, tesoro cultural que enriquece muy positivamente a Villena, por decisión enfervorizada de este artista eminente, tiene Villena su precioso Estudio Museo de su hijo que de niño se marchó a Madrid, volvió aquí a su pueblo a morir 70 años después, lo amó y lo visitó siempre, y en sus Salas están colocadas preciosas obras suyas, las que guardó para este Museo, así como grandes y pequeñas fotografías de otras muchas, y curiosos objetos, escritos, dibujos, bocetos y apuntes con ellas relacionados.

En el año 1989 su viuda Dª Celia López, donó la planta baja en propiedad al M.I. Ayuntamiento, reservándose ella para su vivienda la planta alta.

El Ayuntamiento estudió la utilización para acondicionar el museo en la totalidad de la planta baja, para acondicionar sus valiosos fondos de manera más amplia y que más cómoda y útilmente puedan ser contemplados por los visitantes. Las obras están terminándose a principios de 1982, por lo que si es posible daremos cuenta de su inauguración y detalles del mismo antes de la aparición de esta obra.

Ha sido cuidado de la nueva y más amplia instalación, al utilizar unas dependencias de la planta baja que, por ser cuadras de la casa de labradores, no había utilizado en su inicio Antonio y sumar casi el doble de m2 a lo que ya había, el que se puedan realizar en él los actos culturales, recitales poéticos, conferencias, música, que fue importante deseo de Antonio Navarro para que su Museo estuviera vivo, decía, y a lo que hacemos referencia especial en el apartado que titulamos

CONDICION ESPIRITUAL en la donación de su Estudio Museo

TOP

Antonio Navarro fue creando su Estudio en Villena en sus últimos años, pero con decisión de que quedar parte de su obra, y sus recuerdos, sus bocetos, dibujos, en su ciudad natal, con un sentido vivo y de eficacia.

No quería solamente dejar su Estudio a su pueblo, a sus paisanos y nada más. Pensaba en la juventud villenense, en aquellos muchachos que pudieran parecerse a él cuando lo era en Villena. Quería que su Museo “les sirviera” especialmente a ellos.

Cuando ya estaba enriquecido de fondos aceptó la sugerencia de llamarlo Estudio Museo, pero repitiendo que este Estudio Museo no fuera solamente una exposición. Quería que tuviera vida y en él se hicieran cosas.

Una de las cosas que pensaba era que un día, en la planta alta, se pudiera establecer una Escuela de Dibujo, para facilitar y avivar la afición a él de los jóvenes villenenses. Esto lo veía a largo plazo, pero lo deseaba, lo enseñaba, porque sabía y decía que el dibujo es la base y principio sólido de su arte, y recordaba los consejos de su maestro Ortells, cuando en su impaciencia del moldeado se lo prohibía y le insistía “tú ahora al dibujo, solo al dibujo, nada mas que al dibujo.”

Otra era que, cuando menos una vez al año, se diera dentro de él una fiesta cultural con preferencias concreta a la Poesía.

Que asistieran los amantes de ella, prevaleciera ésta como actuación principal sobre cualquiera charla cultural que se decidiera, y fueran los aficionados villenenses a recitarla y quienes en ella preferentemente actuaran.

El mismo tuvo tiempo de organizar dos de estas reuniones, que llenaron completamente el espacio de tránsitos del Estudio, como más entonces se llamaba, hasta el mismo patio. Y al final, como acto de expresión de cordialidad y familiaridad entre los asistentes, todos amigos de la Poesía, les obsequiaba con refrescos o una copa del buen vino de la tierra, acompañado de pastas y algunos frutos secos.

Después de su fallecimiento la Junta de Conservación y Tutela cumplió la celebración de este acto que consideraba mandato del artista, los primeros años en el propio Museo y después, ante el éxito aumentado de asistencia, en aulas exteriores, hasta que se iniciaron las obras de modernización de la planta, cuando la cedió su viuda al Ayuntamiento de Villena en 1989, en nuevo gesto munífico.

Hay que esperar que las obras municipales para ampliación y embellecimiento del Museo utilizando toda la planta baja, iniciadas recientemente, sean acertadas para que se pueda cumplir este deseo, que más que deseo creemos debe considerarse como condición devotamente obligatoria de la donación, se tenga en cuenta su continuidad, entendiéndolo siempre con toda la importancia de la intencionalidad del artista donante, como cuestión obligatoria de cumplimiento por su, por él mismo designada, Junta de Conservación y Tutela y que, como mínimo una vez al año, se celebre, procurando sea dentro del mismo renovado Museo, como él deseara e iniciara, esta fiesta de exaltación de la poesía y de la música, que es de su sugerencia.

Lo reitera por escrito. Encontramos en uno:

“Los Amigos de la Poesía de Villena, simpatizantes con la obra escultórica de Navarro Santafé, quieren, y lo hacen, formar un núcleo protector para conservar las obras y los recuerdos del citado artista villenense.”

Y dentro de ésta idea, también por escrito deja que cada fiesta se ofrezca a la memoria de las personas y grandes personajes, y él como ejemplo señala los que fueron el amor y devoción de su vida:

“En lo familiar, EVOCACION PIADOSA, a la memoria de mi madre, +4-2-45, a mis padres políticos.”

“HOMENAJES:

Ruperto Chapí, fecha +25.III.1909

Joaquín Mª López,

El poeta Ochaíta, + 1973

José Rocher, Alcalde de Villena,

Ricardo menor, poeta villenense,

Beethoven,

Miguel Angel,

Julio Antonio, escultor autor del Monumento a

Chapí, en Madrid,

Espronceda,

Antonio y Manuel Machado,

García Lorca,

Rubén Darío,

Santos Chocano, poeta hispanoamericano,

Antonio Gaudí”

Cuando ya en los últimos meses de su vida va volcando su corazón y sus recuerdos en escritos, que ya hace con letra temblona, para reiterar en ellos todo sus sentimientos y sus deseos, escritos que muchas veces no termina, hay uno que sobre el tema de este capítulo es definitivo y hasta emotivo. Dice:

“Villena Madre

“En Villena hay una minoría que llega a comprender, una mayoría que no me comprende, pero abunda indiferencia y eso es lo peor a un paisano que lleno de ilusiones reciba la frialdad de la indiferencia.

“No obstante existe una parcela que se va acercando a mí y demuestra interés, cariño y comprensión de lo que debe ser el trato con un artista y cuando me tocan el corazón estoy perdido. Teniendo en cuenta este gesto yo respondo con otro:

“Ofrecer y entregar mi estudio y mi obra a todo aquel villenense vinculado con las bellas artes; amigos de la Poesía y simpatizantes con mi obra, para recitar, interpretar, bajo ese arco adintelado que es propio para recrear ya que reúne condiciones y ambiente propicio; y convertir este, hoy Estudio, en Museo, si es que lo merece mi obra,

“También tengo un patio para recitar “versos a medianoche”… en el verano.”

Parece que como cuando 36 años antes concibe el Monumento a Chapí y por querer se vivifique la idea

“la canción del agua. Lira fuente; lira surtidor, que por cada cuerda lance la voz de un chorro cristalino, que al caer y recogerse abajo sobre la amplia taza del estanque, evoque día y noche el temblor de una sonata inextinguida, cuyo eco se adentre en el corazón de tierra de nuestra Villena amada”,

También desea él que sus obras no se guarden silentes dentro de un Museo mudo, y pide que, como él ya lo hizo, música y versos alguna vez al año aviven su ambiente en fiesta lírica y poética que además sea homenaje a personas de su gratitud o autoras de admiradas obras inmarcesibles.

Cuando escribo sobre esto encontramos en otra cuartilla este pensamiento:

“Ruperto Chapí lo llena todo

junto con Miguel Ángel y Beethoven

¡Buen trío para soñar…!”

LOS HOMENAJES DE VILLENA EN VIDA

Su largo disgusto y al fin su satisfacción

En relación con la ciudad de Villena, su pueblo natal, campean dos aspectos que pesaron mucho toda la vida de Antonio.

Uno es su gran amor a ella, indudable consecuencia de la influencia de su madre, aunque tantos años alejada, siempre nostálgica de su pueblo, de su familia y amigos, de sus cosas y sus gentes, de las que constantemente le hablaba a su hijo.

Buena prueba de su villenerismo es que reiteradamente, al verlo que se metía en años soltero y muy adentro en “los peligros de Madrid” le decía que se fuera a Villena y se casara con una mujer de allí. y Antonio la obedeció y se casó con una joven de Villena, que indudablemente lo unió más al pueblo.

El otro aspecto es el permanente silencio de la Villena oficial. Donde tiene especial empeño que lo conozcan y le conozcan por su arte es en su pueblo, del que nunca había recibido nada, ni siquiera cuando triunfador a sus 17 años en la Exposición de Otoño, envió al Ayuntamiento, como le sugirieron los prestigiosos escultores que la admiraron, la fotografía de su obra “Campesino”, con solicitud de ayuda para continuar sus estudios de la que recibió por única respuesta el silencio…

Cuando por finales de los años veinte le encarga el Ayuntamiento el Monumento al Capitán Hernández Menor, tras reducírselo y obligarle a simplificar el boceto por gazmoñería económica; cuando se inaugura en 1930 y la Ciudad está muy orgullosa de él, muy poca gente sabe que Navarro ha sido su autor a sus poco más de 20 años y él en Madrid ni se entera del silencio de su nombre; sí años después cuando en visitas a su pueblo observa que popularmente nadie sabe que aquel monumento es obra suya.

Mas cuando por recomendación de amigos acepta el comprometido y difícil encargo en 1939 de hacer la imagen de la Virgen de las Virtudes, Patrona de la Ciudad, que ha de substituir a la quemada durante la guerra civil y venerada por su pueblo desde 1474, la imagen que con emoción talla vence todo recelo sentimental y se recibe como obra acertada a la devoción villenense, su madre le pide donarla en su nombre gratis, lo que hace, pese a la escasez económica en que vivían en Madrid en ese tiempo; en los discursos y en los sermones que agradecen y ponderan a las personas y entidades que se preocuparon de ello, a él – el escultor de la imagen – que ha recibido de ellos felicitaciones en privado, no lo nombran en los actos públicos oficiales.

Así mismo, en la Revista Oficial del Ayuntamiento de Villena, en 1949, un año después de la brillante conmemoración, la Crónica del trascendental acontecimiento de la Coronación con la nueva corona a la nueva Imagen en substitución de las anteriores perdidas en la guerra civil, en la fecha de las Bodas de Plata de la 1ª Coronación, el que lo escribe cita en ella a todos los participantes en la organización del acto, desde los donantes del nuevo Trono, a los autores de la letra y música del Himno compuesto al efecto; Alcalde, concejales, Junta, Obispo, canónigo asistente, Gobernador Civil, Juez, Capitán de la Guardia Civil, Jefe de FE, el promotor de la 1ª Coronación, todos con sus nombres y apellidos. Fotografía de la nueva corona junto a su orfebre, Sr. Orrico. ¿Y el nombre del escultor que hizo, con tanta precisión y acierto y aplauso del pueblo, la nueva Imagen de la Virgen que se corona? Ni en el sermón del panegírico, ni en la Crónica del acontecimiento aparece. Nadie lo nombra. Es anécdota que él la calificaba la más triste de su vida.

“Nadie quiere decir, parece como si se temiera decirlo, que la actual Imagen de la Virgen de las Virtudes, nuestra Patrona, es obra de mis manos.” “Y eso, que es lógico que yo lo quiera oír decir, jamás se lo he oído decir oficialmente, ni en publicación alguna, a nadie.”

Y mostraba dolorido, la página por él señalada y subrayada de la Revista de 1949.

Para calmarlo e incluso satisfacerlo ante un olvido evidente, le tuve que decir que no estaba en lo cierto. Que por lo menos yo recordaba que la Revista de Fiestas de 1940, que entonces se llamaba “Villena Azul”, en artículo escrito por mí, aunque anónimo porque por ser director de ella el fallo de alguna colaboración forzó demasiados artículos con mi nombre o con mis iniciales, publicó un artículo titulado: LA VIRGEN “NUEVA”. Se lo leí. El párrafo en que lo nombraba dice:

“…Virgen nueva que las manos de un villenero, no podían ser otras, tallaban solemnemente, religiosamente, pensando que debía de salir de su arte, de su alma, lo que tenía en su corazón, en sus ojos, en su fe, la gente y la historia de su pueblo. Trabajo sublimemente delicado que solo el amor podía realizar. En talla policromada de noventa y dos centímetros hizo Antonio Navarro Santafé, gran artista, todavía más villenero, la Virgen de su pueblo.”…”

Me abrazó y se disculpó diciéndome que no lo había leído nunca. Esto era perfectamente comprensible, dentro de una Revista de mil ejemplares y en aquellos años difíciles, en los que Antonio solo podía ir a Villena cuando se le encargaba algún trabajo, no podía permitirse el lujo para él de ir a su pueblo ni siquiera en Fiestas.

Sé que había dado una grata satisfacción, pero salvo algo así, aislado, y siempre limitado a expresión particular, la situación que le apenaba por el silencio y falta de reconocimiento de la Villena oficial era evidente y persistente y doloroso para él, sobre todo en sus años ya grandes.

Efectivamente es que era un rosario de cosas, una ingrata y amarga en cada realización, siempre para él sacrificada, en los encargos de su pueblo: La Virgen, Castillo de Embajadas, Retablo de Santiago…, pero él seguía amándolo.

Con el Monumento a Chapí también sufrió “otro olvido” memorable. Se narra en la biografía de OBRAS, pero cuando menos recordemos el de que en el documento donde “todos los que han participado para la erección del Monumento” firman, bajo su nombre escrito a máquina su presencia, en documento previamente preparado, y se incluye, con monedas del tiempo, en una caja dentro del acto de la colocación de la “primera piedra”, que se solemniza, y aunque el escultor estaba en el sitio, no mirando, sino disponiéndolo todo para colocar la piedra que él mismo había preparado, en el sitio exacto de la planta según su boceto, no se incluyó la firma de Antonio Navarro Santafé, el escultor, porque ni el que redactó el documento en el Consistorio, ni ninguno de los firmantes que lo hicieron pomposamente en el acto se acordó del autor.

Pese a todo esto, él tenía la fineza de pasarlo por alto, aunque bien dolido, y no dejaba de invitar a cada importante inauguración de una obra suya, por atenta carta, al Alcalde de su pueblo. Así de modo especial a la del Oso y el Madroño, con la que en la Puerta del Sol en Madrid hubiera brillado la representación de su tierra natal. Así, en Jerez de la Frontera, inauguración presidida por el Jefe del Estado, se hubiera distinguido la representación del Ayuntamiento de Villena. E igualmente en su toma de posesión de Académico en la Academia de Bellas Artes de San Carlos, en Valencia.

Nada. Nunca. Jamás atendió el Ayuntamiento de Villena para honrar con su presencia y honrarse la invitación de este hijo suyo que, si bien sencillo y humilde, había logrado alcanzar puesto ya alto, muy alto, por logro propio y situar en el más elevado reconocimiento su preeminencia de artista.

¿Qué le ocurría con la Villena oficial? No lo sabía, porque por lo menos cada año el venía a Villena en Fiestas y parte del verano. Todos lo saludaban con cordialidad y simpatía, e igual que sus paisanos los alcaldes y autoridades de cada tiempo. Incluso estas le felicitaban por sus éxitos y aquellos le reiteraban sus excusas por no haber podido asistir a la invitación de sus inauguraciones. Y nada más. No pasaba de ahí la Villena oficial.

Que él, ya años se consideraba un triunfador, es lógico que lo sintiera porque era así y bien lo ponderaba la prensa nacional. Pero él donde quería saber que sentían como él la sensación de su triunfo era en su pueblo, precisamente lo amaba mucho y por tal mucho le importaba.

La primer muestra de este sentimiento la tuve con motivo de escribir un artículo en la Revista de Fiestas de Villena del año 1967, que titulé “MADRID Y VILLENA”. Decía en él:

“Un día leíamos en la prensa que Madrid, jubiloso, inauguraba en plena Puerta del Sol su monumento al Oso y al Madroño, su símbolo emblemático. El Ayuntamiento de Madrid había elegido para hacerlo al mejor escultor animalista de España, que era, que es, el villenense Antonio Navarro Santafé.

“Me prometí contemplar de cerca esta obra, por la doble razón del paisanaje y la ya antigua amistad con este hombre sencillo que, de la mejor manera, del más eficaz modo, por su obra, está ganándose a pulso en primerísimo puesto en el arte español contemporáneo.

“Una mañana soleada del último mayo me encontraba en la Puerta del Sol gozando, con mi amado espíritu provinciano, de ese enclave tan famoso, corazón de Madrid y, tantas tremendas veces, corazón de España.

“En su centro mismo, sobresaliendo entre macizos verdes; más como estando que adornando, tal vez porque esa sea la idea de su instalación allí y hasta la razón de su estudiada medida, vi la gracia en bronce de la fiera erguida hacia la copa redonda del árbol fabuloso. Crucé hasta el solitario andén central y, decidido, diré que hasta desafiante por si algún agente interpelara la razón de mi ostentosa curiosidad, contemplé y toqué, rodeando, todo el monumento, indudablemente bellísimo, magistral. Busqué la firma con ufanía. Efectivamente, en la base de bronce, casi disimulada como una trepa marginal del costado, evidencia de la humilde sencillez del hombre, pero en letras grandes que quien las busca las adivina y las lee, justo orgullo del artista, dice: Navarro Santafé.

“Y contemplando aquello, solo junto al monumento en la Puerta del Sol, miré a Madrid pensando en qué causa motivaba que ese fabuloso Madrid de los altos sueños estuviera predestinado, reiteradamente, a servirse, a valerse de villenenses para expresar su personalidad, lo que ama y lo que le define. Pensaba con deleite allí mismo, junto a la obra de Navarro Santafé en el centro preeminente de la Puerta del Sol, que es Villena, precisamente Villena, quien define a Madrid con música y con bronce.

“Porque en nuestros días es Navarro Santafé, villenense de ahora, quien realiza en joya escultórica de bronce el símbolo emblemático de Madrid, que éste planta para que sea admirado en su plaza corazón. Es como Madrid fundido en bronce por un villenense.

“Y antes, cuando Madrid, enamorado de sí mismo, arrogante en su belleza la condensa justamente en su mujer; la quiere elevar al pedestal máximo de su devoción castiza; la elige, la hace símbolo y le da un nombre, Mari Pepa, la revoltosa, y quiere música para ella, halla a Chapí, un villenense que crea las notas sobre las que la mujer madrileña ha de ser cantada, ha de ser admirada con rango, universalista, y es música de Madrid hecha por un villenense.

“¿Qué tiene Villena que Madrid, el fabuloso Madrid, orgullo de todos, anhelo de todos, halla en ella logro de tan altos servicios?

“Villena, puerta a Castilla de “la Casa de la Primavera”; Plinto histórico de Roma; Atalaya de la Reconquista; ambición lograda de Castilla para su primer Marca, Monumental y blasonada; con portentoso áureo Tesoro y llena de sugerentes rincones redivivos tiene, sobre tantas cosas, algo mucho mejor, pues que produce hombres de esta alta clase que Madrid necesita y ella fecunda le ofrece en todos los tiempos, vinculándose con ellos a la Capital con brillante colaboración honrosa. Madrid y Villena tienen un sentido de unión de calidad.

“En la tierra nativa, donde los vivos y los muertos se satisfacen del triunfo de sus hijos, creo que al hablar con gusto de todo esto, es hora buena para, recordando a Chapí y algunos más, testimoniar homenaje a Navarro Santafé, este ilustre villenense que vive hoy; que si sencillo como hombre, y esto es más mérito en el motivo, es grande en el Arte, de tal manera, que con el otro villenense, el inmortal Chapí, por ellos puede proclamar con orgullo Villena que, Madrid tiene música y bronce hecha por pulso de sus hijos.”

Con fecha de Madrid 7.XI.67 recibí la siguiente carta de Navarro que con mi artículo anterior incluyo en este libro biográfico porque aquel da lugar a que esta aclare esa situación de pena que llevaba Antonio al verse silenciado siempre en su pueblo precisamente por los estamentos de autoridad municipal:

“A Pedro Hernández Hurtado. Villena. Mi querido amigo: Una de las emociones más puras que he recibido a lo largo de mi vida artística es la producida por la lectura de tu artículo “MADRID Y VILLENA”, insertado en la magnífica Revista pregonera de nuestras fiestas tradicionales.

“Si nadie es “profeta en su patria” tú, con los toques bellísimos de tu prosa has hecho que yo me sienta ese profeta en que mi Villena cree, y que me sienta feliz y triste al mismo tiempo al ver que mi nombre está en labios de todos mis paisanos y que un pulso como el tuyo pone la í sobre los puntos de mi vida, una vida difícil y que solo a golpe de voluntad va adquiriendo el volumen necesario para ser digna de vosotros.

“Tus letras me han hecho llorar y me harán siempre sentir ese agradecimiento que no se expresa en palabras, pero que deja un poso en el corazón perdurable para toda la vida.

Quise escribirte antes, pero mis muchas ocupaciones me han tenido de viaje; ¿estos viajes que abren horizontes a los artistas, pero que nos fatigan y nos hacen ser tardíos con lo que deberíamos ser inminentes.

“No obstante tu sabrás disculparme, sobre todo cuando entiendas y veas que mis letras van cargadas de emoción, quizá mejor expresada ahora que en el momento de recibir el schok de tu artículo, cargado de tanta belleza ¡y de tanta verdad! que prefiero esta lapso de tiempo pasado para contestarte con más decantada serenidad.

“A la Revista de Fiestas, en su Dirección, mi agradecimiento por el puesto de honor que me reserva; a Villena mi más puro amor filial y para ti el agradecimiento cordial, imborrable, de tu siempre amigo, A. Navarro Santafé.

Venía la carta en sobre grande, acompañando una gran fotografía, bellísima, del Oso y el Madroño en primer plano, y al fondo el inconfundible antiguo Palacio de Gobernación con el torreón del famoso reloj que marca en punto la hora oficial de España. En ella escrita una efusiva dedicatoria que firma “Con el pulso que hizo el Oso y el Madroño”.

Para ver otra manifestación de exaltación a él hay que esperar hasta el año 1975, en que el Dr. Faustino Alonso Gotor, también por impulso personal, en la Revista de Fiestas pública el merecimiento de Navarro Santafé en un documentado artículo ilustrado con preciosas fotografías de algunas obras y la del propio escultor, saliendo con fineza y evidencia al paso de la reducida mención que de Navarro Santafé hace un “Diccionario de escultores alicantinos” entonces galardonado con el “Premio Alicante”, que más ampliamente explicamos al describir el busto en OBRAS que, por agradecimiento a aquel brillante artículo y otras atenciones de amistad del médico villenense, le hizo.

Pese al silencio oficial de las autoridades siempre atendió su demanda de participar presentando obras suyas en las Exposiciones de arte que se hacían en la Casa Consistorial, a las que le invitaba la Tenencia de Alcaldía de Cultura, de manera absolutamente desinteresada y por colaboración afectuosa, pero no vemos en su archivo ni una carta, ni un simple Saluda, agradeciéndosela.

La primera manifestación de homenaje oficial del Ayuntamiento de su pueblo le llega, ¡por fin! hacia finales de 1981. Una visita oficiosa en Madrid le informa que el Concejo Municipal ha acordado cambiar el nombre a algunas calles y substituirlos por otros y que a él le dedican una, precisamente la que converge en diagonal con la calle en que él tiene su casa en Villena.

Recibe la noticia con la satisfacción que es bien comprensible y con la alegría que le da el ver que ya se acuerdan de él. Pero al enterarse luego del nombre que el suyo va a subsistir en la calle designada la alegría se le cambia en pena y en serio compromiso.

No le parece bien substituir con su nombre el nombre de otro villenense. Aunque es un noble escrúpulo que le surge de su limpio modo de ser, y hasta de su propia humildad y sencillez, su ética le hace pensar que no puede substituir a otro paisano. Pero todavía piensa más en cómo debe decirlo para que no se estime rechazo y en modo alguno desatención. Aquello no le dejaba dormir. El primer homenaje oficial de su pueblo se trocaba, de la alegría que debería ser, en serio disgusto. Pero coincidía en forma que él se creía obligado a rechazarlo. También había que decirlo. Y con valor y nobleza escribió la siguiente carta al Alcalde de su pueblo:

Febrero/Marzo 1982.

“Ilmo. Sr. Alcalde Presidente del Ayuntamiento. Villena. (Alicante). Distinguido Señor: Por conducto oficioso, me llegó la grata noticia de que, en una de las calles de Villena se ostente mi nombre.

“Sería un honor desproporcionado para mí que, sobradamente es reconocida mi persona por los méritos que en ella concurren:

“Por haber sido nombrado Socio de Honor de la Asociación de la Junta de la Virgen, de las Virtudes, que ya es bastante; Académico correspondiente por Villena en la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia ¿que mas puedo desear?. Con todo lo expuesto, queda reconocida mi personalidad en el ámbito del reino valenciano.

Pero, sintiéndolo mucho, no puedo aceptar, por ética, una calle que fue y es por derecho propio, de un mártir de nuestra guerra pasada.

Yo no entiendo de política…, yo pertenezco al mundo de las Bellas Artes.

Con mis mejores gracias a Vd. y a todos aquellos paisanos y amigos que se han interesado por mi persona les saludo con un cordial saludo”.

La carta se ve redactada con disgusto, sin corrección pulcra como en él era hábito. Algo así como quien viene pensando mucho, hasta con exceso, una cosa y de pronto la realiza rápida como sea para que quede hecha y nada más. Ya está enviada. Ya se ha salido de la preocupación. Mas le duele la desilusión de que la tal coincidencia le haya impedido recibir ese primer homenaje de las autoridades municipales de su pueblo que tantos años venía deseando. Pero algo le de satisfacción: Ya se acuerdan de él.

La carta no tuvo ningún efecto negativo. Antes al contrario, como todo gesto valiente y sincero, en el hálito de lo noble y de una ética personal que se mantiene con el sacrificio que sea, se recibió con absoluta comprensión.

Tanto que el mismo Alcalde y la misma Corporación Municipal decidieron hacerle un homenaje mayor, además de ver su nombre en una calle que no podría rechazar: la misma en que vivía, substituyendo a un nombre nacional que, entre otros varios, era uno de los generalizados por coyunturas circunstanciales sin raíz local.

Acuerdos sobre el gran homenaje del Ayuntamiento de la ciudad

TOP

Como en el Ayuntamiento se sigue hablando con vigor de hacer un homenaje digno a Navarro, a quien se ve más ahora por Villena; va siendo comentado su Estudio; el reconocimiento de su arte es ya popular; se respeta su cariñosa y enfermiza figura paseando sereno por las calles en los veranos de sus visitas, la Corporación está dedicada a ofrecérselo en vida y en un primer acuerdo decide le escriba el Secretario informándole oficiosamente de lo que se proyecta y si aceptaría el homenaje.

Navarro le contesta al Secretario con la siguiente carta:

“Villena 15.10.82 (Minuta de carta a máquina) Sr. Don Manuel Poblaciones Barnuevo, Secretario Acc. del M.I. Ayuntamiento de Villena. Distinguido señor:

Para un artista que siente su arte no puede haber complacencia mayor que esa en la que viene expresado el interés y aplauso de esta querida villa natal hacia mi obra me llena de alegría; quizá la alegría mayor de todas las recibidas, ya que la localidad donde se nace tiene categoría de madre y al faltar la madre carnal queda ella, la urbe nativa, como compendio de todos nuestros ideales…

Ruego exprese al Ilmo. Sr. Alcalde mi agradecimiento, así como a todos los Sres. Concejales componentes de ese Estamento Municipal, significándoles mi deseo de aceptar el homenaje, junto a mi agradecimiento, como la fuerza moral y material que da impulso para crear.

Con un abrazo para toda mi Villena, mi saludo al Alcalde y Corporación, y mi agradecida y cordial amistad para Vd., le saluda su afectísimo q.e.s.m.” (Fdo.) Antonio Navarro Santafé.

La alegría que siente se manifiesta en estas otras cartas:

Madrid, 3 diciembre 1982. Membrete: Antonio Navarro Santafé. Carta a “Sr. D. Pedro Hernández Hurtado. Villena (Alicante).

Mi querido amigo:…Es para mi un gran honor elegirte como amigo de toda mi confianza, en relación con mis deseos, al celebrarse el homenaje en mi honor y que ha sido aprobado por la Comisión Municipal Permanente del Muy Ilustre Ayuntamiento de Villena, con fecha 28 de octubre del corriente año. Recibe un fuerte abrazo (escrito) de tu amigo Antonio”.

Otra carta desde Madrid en su papel timbrado: Manuscrita de su puño y letra:

“Mi querido amigo Pedro: Tengo el gusto de adjuntarte copia de la carta que envío a nuestro Alcalde villenense. Es la noticia mejor que he tenido en mi vida.

Saludos para Maruja de Celia y míos. Te abraza Antonio”

Madrid, 7 de Enero de 1983. (Papel timbrado: Antonio Navarro Santafé. Escultor. Avenida de los Toreros, 16. Teléfono 2456869 Madrid-2. Estudio: Concepción Bahamonde, 8. “Ilustrísimo Señor Don Salvador Mullor Menor, Alcalde Presidente del M.I. Ayuntamiento de Villena (Alicante). Mi querido amigo: En la ocasión gratísima en que la Comisión Permanente de ese Ilustrísimo Ayuntamiento me adjudica, dentro de los actos acordados el nombramiento de “Hijo Predilecto de esa Ciudad”, una de mis obligaciones cordiales es escribir a Vd. dándole gracias por su decisiva cooperación en este asunto, que ha visto vencidas todas sus dificultades gracias a la sensibilidad artística y a la gran amistad de algunos hombres entre ellos Vd., tan lleno de atenciones para conmigo y tan lleno de receptibilidad para mi obra.

A Vd., que simboliza a nuestra Ilustre Ciudad. como Alcalde Presidente de ese Ayuntamiento, le doy las gracias, que quiero extienda a todos, muy particularmente a los componentes del Concejo Municipal y Comisión Permanente. Y a Entidades particulares y amigos que me reconocen como a tal Hijo.

Con mi agradecimiento, que pone en relieve la exquisitez de su amistad y sus buenos deseos hacia mi persona, doy gracias. Y reciba la amistad fervorosa de su amigo (firmado) Antonio Navarro Santafé”.

ACUERDOS Y TRAMITACION DEL HOMENAJE

TOP

(Documentos del Archivo Municipal

– “(Escudo de Villena) Don MANUEL POBLACIONES BARNUEVO, Ac. Secretario General del M.I. Ayuntamiento de Villena (Alicante), CERTIFICO: Que el Ayuntamiento pleno en sesión ordinaria celebrada en 1ª convocatoria el día 7 de Diciembre de 1982 adoptó, entre otros, un acuerdo del siguiente tenor literal:

18º.- PROPUESTA DE INICIACION DE EXPEDIENTE DE NOMBRAMIENTO DE HIJO PREDILECTO A D. ANTONIO NAVARRO SANTAFE

“El Sr. Alcalde informa al Pleno Municipal sobre los deseos demostrados por Entidades y particulares en que dentro de los actos acordados por la Comisión Permanente como homenaje al artista y gran escultor de esta ciudad D. Antonio Navarro Santafé, estimaban sería de justicia el otorgar al mismo el nombramiento de Hijo Predilecto de esta Ciudad, opinión que compartía esta Alcaldía Presidencia, y lo sometía a la consideración de la Corporación.

“El Pleno Municipal por unanimidad y en votación ordinaria y a tenor de lo previsto en el Reglamento de Honores y Condecoraciones de este Ayuntamiento, aprobado con fecha 26 de marzo de 1982, acordó iniciar el expediente oportuno, nombrando Juez Instructor del mismo a la Concejal y Delegada de Cultura Dª Rosalía Sanjuan Ayelo, actuando como Secretario el del esta Corporación.

Tras la diligencia general de legalidad sobre la copia de esta Acta, expedida “ante el expediente de su razón y Organismos pertinentes”, y la fecha “dada en Villena a catorce de Diciembre de 1982, las firmas ilegibles conocidas del Secretario Manuel Poblaciones, y del Alcalde, bajo el Vº Bº , Salvador Mullor.”

– Mientras tanto la Concejal Delegada del Departamento de Cultura celebra reuniones con grupo integrado por diversas personas de Villena cual testimonia la siguiente citación que guardábamos:

Villena, 11 Marzo 1983

“M.I. Ayuntamiento de Villena. CITACION. Por la presente se le cita a Vd. para que asista a esta Casa Capitular el día 15 de Marzo a las 20 horas para tratar sobre homenaje a D. Antonio Navarro Santafé. LA DELEGADA DE CULTURA. (Firmada) Rosalía Sanjuan. Sr. D. Pedro Hernández Hurtado.”

– 16.3.1983

MOCION DE LA COMISION DE CULTURA

TOP

“La Comisión de Cultura, en reunión con el expediente que se instruye por el Ayuntamiento para nombramiento de Hijo Predilecto de la Ciudad a D. Antonio Navarro Santafé, y en reunión con la Comisión que lleva a cabo la tramitación del mismo, celebrada el día 15 del actual, a fin de determinar los actos que habrían celebrarse con tal motivo, acordó elevar Moción a la Comisión Municipal Permanente proponiendo lo siguiente:

1º. Que se determine la fecha del 24 de abril para la celebración de la sesión extraordinaria del Pleno Municipal que ha de adoptar el acuerdo de nombramiento de Hijo Predilecto de la Ciudad a D. Antonio Navarro Santafé.

2º. Que con tal motivo se lleven a cabo los siguientes actos:

– Entrega a D. Antonio Navarro Santafé de un Pergamino con el título de HIJO PREDILECTO DE VILLENA.

– Inauguración, una vez concluida la sesión, de Exposición de la obra del escultor villenense, en el Palacio Municipal, la cual permanecerá expuesta durante quince días.

– Concesión del nombre de calle “Calle del escultor Antonio Navarro Santafé” a la que hoy lleva el nombre de “Casicas de Hellín”, en cuya calle está ubicada la casa del escultor.

– Descubrimiento de una placa en la casa natal del Sr. Navarro Santafé, sita en calle Cervantes nº 8, y otra en el Monumento a D. Ruperto Chapí, que se encuentra en el Parque del mismo nombre, cuyo monumento es obra del homenajeado.

– Finalmente tendrá lugar una comida, a la que podrán asistir cuantas personas lo deseen, retirando la correspondiente tarjeta previo abono de su importe.

No obstante, la Comisión Municipal Permanente, con su superior criterio, resolverá lo que considere más oportuno. Villena, 16 de marzo de 1983. EL PRESIDENTE, firma ilegible conocida de D. Salvador Mullor.

Sello del Ayuntamiento. Secretaria, y otro, al alado “Aprobada por la Comisión Municipal Permanente en sesión del día de ayer. Villena, a 18 Mar. 1983, EL SECRETARIO”.

– 21 abril 1983

PROPUESTA JUEZ INSTRUCTOR Dª ROSALIA SANJUAN AYELO

EN EL EXPEDIENTE DE NOMBRAMIENTO DE HIJO PREDILECTO

A FAVOR DE DON ANTONIO NAVARRO SANTAFE

(Se recoge íntegra en la sesión extraordinaria del pleno del 24 de abril de 1983, que se incluye en las páginas siguientes. Sí copiamos a continuación el documento que en ella destaca de los vecinos de la calle Casicas de Hellín)

El escrito dice:

Ilmo. Sr.: Los abajo firmantes, vecinos todos de la calle Casicas de Hellín, de Villena, enterados del merecido homenaje que promovido por este M.I. Ayuntamiento, quiere ofrecerse al insigne artista villenense y vecino de esta calle, D. Antonio Navarro Santafé, en justo reconocimiento a su gran valor, tanto artista como personal.

Por todo lo antes expuesto y sumándonos y mencionado homenaje veríamos con mucho agrado, que esa corporación rotulara la actual calle Casicas de Hellín, con el nombre de Escultor Navarro Santafé.

Y para que nuestra petición surta efecto a los oportunos trámites legales a que halla lugar, firmamos la presente en la ciudad de Villena, siendo el 16 de marzo de 1983.

SR. Don SALVADOR MULLOR MENOR, ALCALDE PRESIDENTE, Y CORPORACION DEL M.I. AYUNTAMIENTO DE VILLENA.”

Hay unas cincuenta firmas con el detalle de su D.N.I.

– Algunos de los escritos de los Ayuntamientos:

“Excmo. Ayuntamiento de Jerez de la Frontera. Protocolo 17.III.83. Nº de Salida 657. Ilmo. Sr. Don Salvador Mullor Menor. Alcalde Presidente del Ilmo. Ayuntamiento de Villena.

En relación a su escrito de 9 de marzo del año actual, sobre iniciación por esa Corporación de expediente de Nombramiento de Hijo Predilecto de esa Ciudad a favor del escultor D. Antonio Navarro Santafé, adjunto tengo el honor de remitirle Certificación de acuerdo adoptado por la Comisión Municipal Permanente de este Excmo. Ayuntamiento adhiriéndose a dicho nombramiento.

Dios le guarde. EL ALCALDE. Firma ilegible. Sello: EXCMO AYUNTº-JEREZ DE LA FRONTERA.

EXCMO AYUNTAMIENTO DE JEREZ DE LA FRONTERA. DON SALVADOR SALVAGO MORA, Licenciado en Derecho, Profesor Mercantil, Secretario General del Excmo. Ayuntamiento de la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Jerez de la Frontera.

CERTIFICO: Que la Excma. Comisión Municipal Permanente en sesión celebrada el día 16 de marzo de 1983, adoptó el siguiente acuerdo:

ADHESION AL NOMBRAMIENTO DE HIJO PREDILECTO DE LA CIUDAD DE VILLENA DE DON ANTONIO NAVARRO SANTAFE.

En este particular del Orden del Día, conocen los señores Capitulares reunidos escrito del Sr. Alcalde de Villena por el que se comunica la iniciación de expediente de Nombramiento de Hijo Predilecto de dicha Ciudad a favor del escultor Don Antonio Navarro Santafé, y siendo este artista el autor del “Monumento al Caballo” erigido en nuestra Ciudad, de tanto valor por lo que en sí representa para Jerez, por unanimidad los Sres. Capitulares asistentes, acuerdan:

PRIMERO.- Adherirse al Nombramiento de Hijo Predilecto de la Ciudad de Villena a favor del escultor DON ANTONIO NAVARRO SANTAFE.

SEGUNDO.- Trasladar dicha adhesión al Ilmo. Ayuntamiento de Villena.

Certificación que extiende, y tras la diligencia legal, firman en Jerez de la Frontera a diecisiete de marzo de mil novecientos ochenta y tres, firma ilegible del Secretario; firma ilegible, bajo el VºBº, del Alcalde. Sello EXCMO AYUNTº JEREZ DE LA FRONTERA.”

-28.3.83 (Escudo) AYUNTAMIENTO DE MADRID

Excmo. Sr. D. Salvador Mullor Menor. Alcalde Presidente. Villena (Alicante).

Remite: COLEGIO DE SAN ILDEFONSO. Alfonso VI, 1 – Madrid.

“Mi respetado Sr. Alcalde:

Teniendo conocimiento este Colegio de la propuesta de esa Corporación para el nombramiento de HIJO PREDILECTO de esa localidad a favor de D. ANTONIO NAVARRO SANTAFE, este histórico Colegio de San Ildefonso se adhiere a la misma por dos motivos principales:

La calidad del artista que, como escultor y profesor, ha dejado huella en este Centro y, en segundo término, por sus condiciones humanas y fiel canto a esa tierra que siempre ha tenido en sus labios, como expresión de los dictados de su corazón.

Somos muchos los que tenemos gran conocimiento de Villena a través de las conversaciones con Navarro Santafé. Ya, en otra ocasión, el Colegio de San Ildefonso le rindió tributo de homenaje en esa Ciudad.

Con este motivo es grato comunicar a Vd. nuestra petición, quedando a su disposición con un cordial saludo. (firma ilegible) Maximino Sanz. Director Magister.”

-(Escudo de la Ciudad) DON CARLOS LOPEZ LOPEZ, SECRETARIO GENERAL DEL M.I.AYUNTAMIENTO DE VILLENA(ALICANTE) CERTIFICO:

“Que la Comisión Municipal Permanente en sesión ordinaria celebrada en 1ª convocatoria el día 7 de abril de 1983 adoptó, entre otros, un acuerdo del siguiente tenor literal:

Dª Isabel Moreno propone que se agradezca al propietario de la casa donde nació el escultor Navarro Santafé las facilidades dadas para la colocación de una lápida conmemorativa por el Ayuntamiento en la fachada de dicho inmueble y así se acuerda por la Comisión Municipal Permanente.” FIRMAS.

ACTA DE LA SESION EXTRAORDINARIA CELEBRADA EN

PRIMERA CONVOCATORIA POR EL PLENO DEL M.I.

AYUNTAMIENTO EL DIA 24 DE ABRIL DE 1983

Señores asistentes:

ALCALDE PRESIDENTE: D. Salvador Mullor Menor (PSOE)

TENIENTES DE ALCALDE: D. José Martínez Ortega (PC); D. Juan López Martínez (PSOE); D. Roberto B. Navajas García (PSOE); D. Berger Abellán Navarro (PSOE); D. José Hernández Tomás (UCD); D. Germán Selva Fernández (UCD); Dª Isabel moreno González (PC); D. Antonio García Agredas (AP).

CONCEJALES: D. Juan Martínez Pardo (PSOE); D. Juan Catalán Martínez (PSOE);D. Alonso Laserna Pérez (PSOE); D. Cristóbal Collado Pérez (PC); Dª Rosalía Sanjuan Ayelo (PC); D. José Fernández Santiago (AP); D. Francisco Ríos Olcina (UCD); D. Sebastián Ibañez Bravo (UCD); D. José Martínez Cañizares (PC); Dª María José García Herrero (UCD).

No asisten y no justifican su ausencia: D. Vicente Micó Navarro (UCD); D. Ramón Navarro Díaz (PSOE).

SECRETARIO GENERAL: D. Carlos López López.

“En la Casa Consistorial de la Ciudad de Villena, siendo las doce horas del día VEINTICUATRO de Abril, de mil novecientos ochenta y tres, se reúnen los señores que constan al margen, previamente convocados, componentes del Pleno del M.I. Ayuntamiento, bajo la Presidencia del Sr. Alcalde D. Salvador Mullor Menor.

Abierto el acto por la presidencia, se pasan seguidamente a tratar del asunto que figura en el Orden del Día de la convocatoria, adoptándose por los señores asistentes los siguientes acuerdos:

PROPUESTA NOMBRAMIENTO HIJO PREDILECTO DE LA CIUDAD DE

VILLENA, AL ESCULTOR D. ANTONIO NAVARRO SANTAFE

TOP

“Se dio lectura a la Propuesta emitida por el Juez Instructor del Expediente, Dª Rosalía Sanjuan Ayelo, que dice lo siguiente:

PROPUESTA JUEZ INSTRUCTOR DOÑA ROSALIA SANJUAN AYELO

EN EL EXPEDIENTE DE NOMBRAMIENTO DE HIJO PREDILECTO

A FAVOR DE DON ANTONIO NAVARRO SANTAFE.

“La Concejal Delegada de Cultura que suscribe, en cumplimiento del acuerdo adoptado por Pleno Municipal en sesión celebrada con carácter ordinario, el día 7 de diciembre de 1982, ha practicado y terminado cuantas diligencias ha considerado necesarias para la mas completa instrucción del Expediente de nombramiento de Hijo Predilecto de la Ciudad, en favor del escultor DON ANTONIO NAVARRO SANTAFE.

“Encabeza el expediente, como orden de protector, con el Ayuntamiento antes referido y se adjunta igualmente una biografía exhaustiva que ha sido realizada por Don Pedro Hernández Hurtado y en la que se pone de relieve no ya los trabajos realizados por nuestro insigne paisano que le ha dado prestigio y resonancia en todo el ámbito de nuestra geografía, sino las numerosas vicisitudes y penurias que ha pasado durante su larga vida resaltando los trabajos realizados que culminan en el Monumento a Ruperto Chapí en nuestra Ciudad, el Monumento al caballo en Jerez de la Frontera y el popular del Oso y el Madroño en la Puerta del Sol en Madrid, o el Retablo de los Enterramientos del Conde de Ruiseñada, en comillas, por dejar constancia de algunos de ellos, y sin olvidar las enseñanzas compartidas en diversos centros, tales como el popular Colegio de San Ildefonso, de Madrid.

“La acogida que la iniciación del expediente ha tenido de nuestra Ciudad y fuera de ella, se reflejan en la cantidad de adhesiones y peticiones del otorgamiento que aquí se propone, de toda clase de entidades, asociaciones o partidos políticos, y que debemos enumerar, en la forma siguiente:

Excmo.- Sr. Alcalde de Madrid Don Enrique Tierno Galván.

Colegio de San Ildefonso, de Madrid.

Excmo. Ayuntamiento de Jerez de la Frontera.

Real Academia de Bellas Artes de San Carlos.

Partido Comunista del País Valenciano, Unión Local de Villena.

Unión Local de la Confederación Sindical de CC.OO.

Partido Socialista Obrero Español, Agrupación de Villena.

Unión General de Trabajadores de Villena.

Asociación Parapsicológica Villenense.

Asociación de Amigos de la Música.

Unidad antialcohólica de Villena.

Asociación para la Promoción de Subnormales.

Club Deportivo Villena.

Asocomer.

Asociación Naturista Vegetariana.

Asociación Comarcal de Industria del Calzado del Alto Vinalopó.

Asociación de Cofradías de Semana Santa.

Asociación Española contra el Cáncer. Junta Local.

Asociación de Nuestra Señora de las Virtudes.

Ambulatorio de Villena.

Cine Club de Villena.

Casa de la Juventud.

Grupo de Danzas de Villena.

Agrupación Villenense de Acuarófilos.

Agrupación Teatral Ruperto Chapí.

Agrupación Fotográfica Villena.

Comparsas festeras de Almogávares, de Cristianos, de Estudiantes, Moros Viejos, Marinos Corsarios, Moros Realistas, Nazaríes, Ballesteros, Bando Marroquí, Piratas.

Asociación Vecinos El Rabal.

Asociación Vecinos La Paz.

Asociación Padres alumnos Colegio Ntra. Sra. de los Dolores.

Asociación Padres de Alumnos de Formación Profesional.

Asociación padres de Alumnos Príncipe Don Juan Manuel.

Instituto de Bachillerato Hermanos Amorós.

Colegio Nacional Ruperto Chapí.

Colegio Nacional Santa Teresa.

Asociación de Padres Colegio Ruperto Chapí.

Grupo Literario Aljibe.

Liga del País Valenciano de Mutilados e Inválidos de Guerra de España 1936-39,

Biblioteca Pública Municipal.

Gabinete Psicopedagógico Municipal.

Pedro Alfonso y Pepita Calvo.

Rafael Duyos.

“Igualmente es digno de resaltar el escrito formulado por unos cincuenta vecinos de la calle Casicas de Hellín, los que no solo se adhieren al expediente, como justo reconocimiento, tanto a título personal como artístico sino que, verían con sumo agrado que la Corporación Municipal rotulara su actual calle de Casicas de Hellín, con el nombre de “Escultor Navarro Santafé”.

“En definitiva y ante la unanimidad de todas las fuerzas vivas de nuestra Ciudad, como queda patente por la relación anteriormente reseñada, y considerando que la conducta y expresión artística del Sr. Navarro Santafé, reúne suficientemente los méritos, cualidades y singularidades de orden relevante que exige el párrafo 3º del Artículo 2º del Reglamento de Honores y Condecoraciones de este Municipio, la concejal que suscribe, en su calidad de Juez Instructor del Expediente oportuno, tiene el honor de proponer al Ayuntamiento Pleno, el nombramiento de DON ANTONIO NAVARRO SANTAFE de HIJO PREDILECTO de la Ciudad de Villena.

“No obstante el Ayuntamiento Pleno con su superior criterio resolverá. Villena 21 de Abril de 1983.-

“Hizo uso de la palabra el Sr. Alcalde en primer lugar para decir que en las últimas horas se habían recibido nuevas adhesiones al homenaje y a la Propuesta del nombramiento, que trasladó al Secretario para su lectura y que correspondía al Excmo. Sr. Gobernador Civil de la Provincia, excusando su asistencia motivada por obligaciones propias de su cargo; de un telegrama del Alcalde de Petrel, de la Comparsa de Moros Nuevos y por último de la Junta Central de Fiestas de Moros y Cristianos.

“Toma de nuevo la palabra el Sr. Alcalde Presidente quien agradece y se congratula de la masiva asistencia a este Pleno, en el que están representadas todas las fuerzas vivas de la Ciudad y que refrendan la justicia del nombramiento propuesto, con lo cual se ratifica ese dicho que “quien no es agradecido no es bien nacido”, y que la ciudad de Villena ha querido hacer justicia en una persona que ha demostrado su amor a su ciudad y ha dejado la huella de su Arte insuperable dentro y fuera de nuestras fronteras.

“Sometida la propuesta a votación, la misma es aprobada por unanimidad por la totalidad de los miembros asistentes a la sesión, acordándose se dé al expediente el trámite reglamentario.

“Lo preinserto concuerda a la letra con su original a que me remito en caso necesario. Y para que conste y surta los efectos pertinentes ante el expediente de su razón y Organismos pertinentes y a reserva de lo establecido en el art. 321 del vigente Reglamento de Organización. Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Corporaciones Locales, expido la presente de orden y con el visto bueno del Sr. Alcalde, en Villena a veintiséis de Abril de mil novecientos ochenta y tres. (Siguen las firmas ilegibles, pero conocidas, de Secretario y bajo el VºBº el Alcalde, con los sellos en tinta azul de la Ciudad y de Secretaría.”