SU EXPOSICION DE TAUROMAQUIA EN EL “CIRCULO DE BELLAS ARTES” DE MADRID

En unos seis meses de ilusionado trabajo preparó unas 12 obras. Estaba impaciente por realizarla. ¡Exposición de obras suyas, con todo su nombre, por fin!. También estaba ilusionado su socio, el Ingeniero Sr. Rodrigo, y con su influencia, en el CIRCULO DE BELLAS ARTES, a finales del primer trimestre de 1936 ­cuando ya las nubes de la guerra civil intranquilizaban el cielo azul de España ­ se celebró. Había preparado unas 12 obras. Destacaban entre ellas los Grupos: VILLALTA, “Derechazo”, (ya vendido, pero expuesto.); MANOLO BIENVENIDA, “Pase natural”; MARCIAL LALANDA, “quite de la Mariposa”; PEPE BIENVENIDA, “Así se matan los toros”; COMBATE DE TOROS,” Dos toros”, TARARI, ” Toro de salida”; CAPOTE PERDIDO, “Toro”; UN PAR DE BANDERILLAS, “Toro”, MAS PELEA y ENSAÑAMIENTO, “Grupo dos toros”.

Muchos de los importantes personajes que frecuentaban el selecto Círculo se interesaron por saludarle. Pero de todos, el más importante para él, que recordaba con emoción, fue cuando visitó su exposición ¡nada menos que examinados por él sus temas taurinos!, el ilustre escultor y maestro Don Mariano Benlliure “que me felicitó y me dio buenos consejos que nunca he olvidado”

Se vendió todo. Fue su primer gran éxito. Lo interrumpió trágicamente el largo y doloroso interregno de la guerra civil. Cuando, justamente ilusionado, se aprestaba a recoger el fruto de su exitosa exposición, lleno de anhelos y esperanzas, el aciago acontecer de aquella calamidad nacional paralizó todo su horizonte, tan claramente vislumbrado durante aquellos ensoñados días del Círculo de Bellas Artes y se encontró con que, cuando llegó la sensación de la gravedad de aquellos iniciales tremendos históricos días, solo tenía en la mano aquel toro en bronce, “MADROÑITO”, que le había encargado el ganadero salmantino y que todavía no había ido a recoger con las 3,000 pesetas que le pidiera y que el Mayoral le dijo que el precio le parecía “más caro que si fuera de carne.”

Con todas sus humildes pertenencias se quedó aquel toro en su casa cuando tuvo que cerrarla para presentarse a unas oposiciones de delineante convocadas en la base de aviación de San Javier, en Murcia, que a efectos de situación militar y aconsejado por uno de sus oficiales le convenía asistir.

Su madre se había marchado a Villena. Y ni ella ni él volverían a su casa cerrada de Madrid hasta terminada la guerra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s